martes, 3 de octubre de 2017

Sopambina


«Por manca de cultura, Miquel Roca Yungent e Jordi Solé Tura, pais catalanistas d'a Costituzión de 1978, se xublideron de mentar Aragón e a suya luenga aragonesa en o testo chunto ta o euskera, catalán e galego, e ixo á tamas de que l'aragonés ye a luenga más antiga d'a peninsula, datada en 807; ye l'euskera romanizau, perén ha estau o romanze alazetal d'as demás luengas incluyida a lengua castellana de Ferrando II d'Aragón, tanto drento d'o Reino (Aragón e Cataluña) como difuera. Dende o puyolismo de 1980 no emos alantau guaire, si alcaso bel espurrruzio. Ye patantizo. S'amenistan todas as luengas».


«Por abatars d'a cultura u talmén d'a incultura, Aragón se quedó sin reconoxer a suya luenga. En istos zaguers años ha endurau toda de mena de faltadas e disprezios. Se fazió una lei de luengas pa batir un losizo grañaz sobre ella: el LAPAPYP. A truca de sinno politico retornó o suyo nombre a l'Aragonés. Tamién anuleron importes e publicazón d'as obras premiadas por a DGA».

En lo Sacadero una bermella
rana con pintes de verde aguarruxo,
liedrera motiada de moza biella,
se bañaba en la badina Los Bruxos.

I'n eba buena pallada parellas
con garras de fambre de escalambruxo,
á tochazo limpio en las costiellas,
espedos e punchos, buxos con buxos.

Pan de sopambina untau en la glera
que lo se esmicacían las pirinas
a cachez, con falaguera en lo ronal.

¡Ox! ¡ox! dicié la ranota monina:
¡Pelaires, quedos, dexar lo barducal!
Si querez barallarvos, en las seras.

«afoto de José Polo Cajo»


«Sopambina, sopeta de vino; lo Sacadero, lugar de extracción de madera; bermella, roja; verde aguarruxo, verde niebla; liedrera, yedra; buena pallada parellas, muchas parejas; garras de fambre, piernas de hambre; escalambruxo, agavanzo ; espedo, palo de espada; buxos, bojes; lo esmicacían las pirinas, lo desmenuzan las gallinas; con falaguera, con ahinco; en lo ronal, lecho del río; ¡Ox!, ¡fuera!; pelaires, inútiles; quedos, ¡alto! quietos; dexar lo barducal, dejar el barrizal; si querez barallarvos, si quereis pelear; en las seras, en las eras».

jueves, 14 de septiembre de 2017

Traxín


L'hombre de la ciudá entrega lo niero
e reculle la blancura de ista val.
I plega solo, eschucau, lixero
pero ascape se acochola en lo andurrial.

Lo viaxán se'n yera puyau primero
 dende lo puen biello enta lo Torrillón
fendo mobeta caxín carranquero
con las greñas de Peñaforca en lo mon.

Los linzuelos de luz cucan los güellos
de las asprezas d'ista amadrugada
que la se debantan en bolanderas.

Un mostín blanco ita una cucada
en parete d'escarzos e liedrera.

Lo cierzo acorandoli lo pelello.

«Traxín, jaleo; lo niero, el negro; e reculle, y recoge; i plega, llega allí; eschucau, desinflado; ascape s'acochola, rápidamente se ampara; andurrial, paraje; viaxán, viajante (representante); se'n yera puyau, había subido; fendo mobeta, trasladándose; caxín carranquero, renqueando vencido; greñas de Peñaforca, nubes de Peñaforca; linzuelos de luz, sábanas de luz; cucan los güellos, dañan los ojos; mostín, mastín; ita una cucada, echa una siesta; escarzos e liedrera, líquenes y yedra; acorandoli lo pelello, agotándole la piel».
«afoto de Sergio Padura»

sábado, 2 de septiembre de 2017

La Chorrota



Cutio cutio me poso en La Chorrota
con cudiau de no amanecer de morros,
de talapizada en ista fuentota
que fluye esbarrachando istos corros.

Escanso en un petriz que ibi é regufrau
con un bolo rechoncho pa berendar
achatau por denzima, bien asentau,
e pro aparente pa fer-nos regostar.

S'achunta con una reguadera
en un forcallo que suena cantarín;
barzas e masuras de verde limón.

Lo sabuco acucuta colorín
en los ramos tintaus de bermellón
que comboyan a la fuen en filera.

«Forcallo en la fuen, confluencia en la fuente; cutio cutio, tranquilamente; me poso, me siento; cudiau de no amanecer,  cuidado de no caer; talapizada, resbalón; esbarrachando, inundando; petriz, banco de piedra; que ibi é, que hay (que está allí); regufrau, resguardado; bolo, piedra gruesa; regostar, disfrutar; reguadera, arroyuelo; barzas e masuras, zarzas y moras; acucuta, despunta; que comboyan, que festejan; en filera, en línea».

jueves, 10 de agosto de 2017

Fácil de soñar



Un barquito varado en el olvido
posiblemente dejado de lado
por el mar que lo había trabajado
baos de bruces en la arena hundido.
Del muelle se acercaron dos bandidos
martillo en mano madero cruzado,
se echaron encima del ultrajado
y arreglaron el casco comprimido.
El barco servible redondo al mar
volando por el surco de las olas
dejando en pos del hombre sus cuidados.
Un marinero le contaba a solas
sus desvelos, sus apegos bregados
y el mar le entregó su afán de soñar.

domingo, 2 de abril de 2017

Xerbicada trena



A tuya polideza ye serena
como enluzerna a nieu en primabera
cuan acucuta en l'achar de lumbradera
entre boiras grisas plenas de pena.

O tuyo pelo, xerbicada trena
d'auguas cristalinas de barranquera
con roidera de terne turruntera
que dende a fren fermosa s'escatena.

Luzen os tuyos didos suabes chemas
d'árbols pompudos que son as tuyas mans
e o pelello, soro berde d'as tascas.

Lebas en os güellos nierbosos pimpans
que escodriñan d'o mon as angulemas...

e ascape en malinconía t'enflascas.



«Xerbicada trena, melena despeñada; polideza, belleza; enluzerna, encandila; cuan acucuta en l'achar, cuando aparece en el paso entre valles; de lumbradera, radiante; terne turruntera, constante capricho; s'escatena, se vence; didos, dedos; chemas, yemas; pompudos, frondosos; pelello, piel; soro berde d'as tascas, verde amararillo de los prados; güellos, ojos; nierbosos pimpans, nerviosos vencejos; angulemas, estrecheces; e ascape, y enseguida; en malinconía t'enflascas, en melancolía te metes».

miércoles, 1 de marzo de 2017

Lo papirroi



En un rincón ibi é lo mío amigo
atrapaciau entre fileras brunas
que se debantan entre lo formigo
e lo yerbazal que engrisa enrunas.

Con cocas e miel, prexicos e figos
ha que templar a la serena luna
que morgoniando drento de l'arrrigo
ve con cantas de goyo de una en una.

¿Qué ne habrá ixe carrasclís tan poliu?
tan pezolaga que dexa en lo soto
un rastro d'ixes de blanca azulina.

Se ha atarantau debaxo un pingoloto,
li se han acapizau cardelinas
que leban de lo norte colorius.


«Fileras brunas, hileras mustias (grises); formigo, hormiguero (montón de allagas); engrisa enrunas, entristece cascotes; cocas, nueces; prexicos, melocotones; arrigo, riachuelo; carrasclís, rechinchín, pajarito; pezolaga, revoltoso; un rastro d'ixes, una huella de apostura; azulina, jabón de sastre; atarantau, atolondrado; debaxo un pingoloto, debajo de un saliente de roca; acapizar, echar enzima; cardelinas, jilgueros».


«afoto de Sergio Padura»

jueves, 16 de febrero de 2017

A muerte de Roland

«O quinze de agosto l'añada 778 espiritó o conte Roland en o Castiello d'Acher, que en latín sinifica "campo de batalla", castellum aciei, en os Puertos de Ziresa catando os Puertos d'Aspe en Franzia, in saltu Guasconiӕ.
Carolux Rex escó en o suyo Imperio un ombre saputo que podese amillorar en umanidá as orrors d'a guerra e lo trobó en o Abate Zacarías, o suyo prezeutor umanista. O emperador lo nimbió pa que debantase un molimento que amostrase o suyo perdón a la chen d'ixos puertos de Ziresa e Aspe, siñalando o puesto esauto en do espiritó o suyo sobrino.
Puede columbrar-se en o Monesterio de Ziresa, en o murete septentrional.

¡Tanto quereba Carolus Rex a o suyo sobrino Roland, gobernarire de Bretaña!».




O perdón de Carlomagno


Una estatua de dos cuerpos chuníus
en amor fraterno, perdón cristiano,
encomienda d'o emperador germano
pa siñar a paz, de dolor fendiu.

Una estreta en o camino, benzius,
en os puertos de Ziresa, lexanos,
en un zielo plagau d'enfiels paganos
en Contienda, con o Roland feriu.

De cara t'o norte, en l'altero muro
d'una ilesia plantada con delera
pa enfilar ta o zielo as almas d'a bal.

A fe dexó nuestra istoria esclatera:
establió con esmo un zerclo cordal
d'un país que luitó por o futuro.

«Una estatua de dos cuerpos unidos / en amor fraterno, perdón cristiano / encargo del emperador germano / para firmar la paz, consumido por el dolor.
»Un susto en el camino, vencidos, / en los puertos de Sires, lejanos, / en un cielo plagado de infieles paganos / en Contienda, con Roldán herido.
»Mirando al norte, en el alto muro / de una iglesia levantada con entusiasmo / para encaminar al cielo las almas de este valle.
»La fe dejó nuestra historia despejada: / estableció con talento un círculo cordal / de un país que luchó por su futuro».



«O quinze de agosto de l'añada 778 o prinzipe Roland espiritó en os puertos de Ziresa, en a labazera sureste d'o Castiello d'Acher. Uno d'os dos exerzitos de Carlomagno que tornoron d'o sitio de Saraqusta estió enrestiu e acorau por sarrazins de Tutilia, Barbitaniya e Sirtaniyya, wascons d'as mugas de Wasca, hispani wascons de Pompilonium, e sarrazins de Saraqusta e Qurtuba, un exerzito de más de 15.000 soldaus. Carolus Rex in person los enrisitió dica arrullar-los en o mar Mediterraneo. 29 años dimpués, en chunio de l'añada 807 Carlomagno nimbió a o conte Auroelus e a o abate Zacarías pa que mercasen Billa Surba (que ibi éra en Lo Plano) e fincasen os alazez d'o Condau d'Aragón. Como contrimuestra d'o perdón por a muerte d'o suyo sobrino Rollant ordenó que debantasen un monesterio en a Marca Ispanica. En una parti bistera d'o muro, aguaitando cara t'o norte, encargó que calasen una estatua de dos presonas abracadas de chenullos en siñal de reconziliazión»

lunes, 6 de febrero de 2017

El mar




Consumí el aloe de tus entrañas
que se ofrecían en melancolía
y se me apoderó una fuerza extraña
que me abotagabas en demasía.

El mar, ese piélago que se ensaña
blando y dúctil como una melodía
que desde la libertad se acompaña
río arriba, con la espuma baldía.

Mi mejor poesía eres tú
estar a tu lado, sentirte cerca,
mirarte a los ojos a cada instante.
Soñar que me rodea en esta alberca
un corazón rosa cristal diamante
que ilumina a un padre como a un Lulú.

«A mi querida hija Mar Aranda Hermosilla»

«Es filóloga y me ayuda en todo. Como su nombre indica el mar es siempre azul y un cielo de esperanza. Gracias, filla, esprisions e embelecos en a mía Luenga Aragonesa»



sábado, 3 de diciembre de 2016

Caballez de fusta



Farcha de fusta han os caballez pardos,
turraus por un sol retillante e furo
que torna as tascas en fruito maduro:
felzes royos e amariellos guallardos.

Os porroches leban os clines largos
de rezias zerras que blincan o muro
d'un cuello zereño e desplante duro,
con filorchos entorchaus por letargos.

Ya amanexen as tacas de l'agüerro
en diyas en que menazan tristas boiras
esgarrar á espuertas retalladas cargas;

e o bistiar de mon para o suyo fierro,
a suya abelidá d'espertas loiras
pa enguiliar d'a ibiernada as sobrecargas.



«Planta de madera tienen los caballos pardos, / torrados por un sol brillante y salvaje / que convierte los prados en fruto maduro: / helechos rojos y amarillos lozanos.
»Los potros llevan las crines largas / de fuertes cerdas que saltan el muro / de un cuello robusto y desgarro duro, / con hilazas retorcidas por letargos.
»Ya aparecen las manchas de otoño / en días que amenazan tristes nubes / fragmentar a troche y moche apedazadas cargas;
»y el ganado del monte prepara sus armas, / su habilidad de espertas nutrias / para sortear del invierno sus martirios».

martes, 1 de noviembre de 2016

L'agüerro caye



L'agüerro sobate as fuellas e caye
repicando as campanas d'os caxicos,
s'escuelgan amoniquet d'os ramicos
itando besicos d'amor de yaye.

L'agüerro ¡qué coloritos ne traye!
d'ixos que se mercan de cuchiflito,
d'os que portan con bizio enchugardito
as mesachas de riseta que atraye.

Entre que s'emplenaba l'arbolera
prexiné en cuántas bezes te querié yo,
intes d'una bida plenos de color.

Agora en o suelo, con muita dolor,
remanen machurrius. Nomás calió
que en pagas se debantase zierzera.



«El otoño agita las hojas y cae / repiqueteando las campanas de los quejigos, / se descuelgan despacio de los ramilletes / echando besicos de amor de abuelo.
»El otoño ¡qué coloridos se trae! / de aquellos que se adquieren de capricho, / de los que llevan con mimo juguetón / las muchachas de sonrisa que atrae.
»Mientras se abarrotaba la arboleda / pensé en cuántas veces te quise yo, / instantes de una vida llenos de color.
»Ahora en el suelo, con mucho dolor, / permanecen marchitos. Solamente faltó / que aún encima se levantase el cierzo».