miércoles, 12 de septiembre de 2018

Premio Arnal Cavero 2018




El escritor Chesús Aranda Guerrero, cuya infancia transcurrió en los valles de Ansó y Echo, ha ganado el premio literario en aragonés convocado por el Gobierno de Aragón que lleva el nombre de Pedro Arnal Cavero, por la novela "Simién d'Umanistas".
El autor ya había ganado varios premios literarios con anterioridad.
De acuerdo con las deliberaciones del jurado (compuesto por el director general de Política Lingüística, José Ignacio López Susín, como presidente, y María Ángeles Ciprés Palacín, María Dolores Gracia Sendra y José Solana Dueso como vocales) esta obra ha sido elegida por su recreación de forma cercana y fresca de la sociedad de los años 60 a través de la mirada de un muchacho seminarista cuya evolución vital corre paralela a los cambios de su tiempo.

miércoles, 25 de julio de 2018

Premio de poesía internacional




62º CONCURSO INTERNACIONAL  DE POESIA Y NARRATIVA
 "ENSAMBLANDO PALABRAS 2018"
         
Estimado escritor/a:......CHESÚS  ARANDA  GUERRERO...
            El Instituto Cultural Latinoamericano se enorgullece en comunicarle que sus obras ...JUEGO  DE  ESTRELLAS, TARDE CREATIVA, DÉCIMA A UNA ROSA.........
            Han sido galardonadas en nuestro 62º Concurso Internacional de Poesía  y Narrativa  "ENSAMBLANDO PALABRAS 2018", obteniendo "MENCIÓN DE HONOR", en el género: ...POESÍA
            Uno de nuestros principales objetivos es hacer realidad el sueño de muchos escritores que es editar sus obras, es por eso que invitamos a usted a integrar nuestra Antología Internacional "Ensamblando Palabras 2018"   ya que por la calidad de sus obras ha sido seleccionado entre ...968...  participantes haciendo un total de ....3.632... trabajos.

El  INSTITUTO  CULTURAL  LATINOAMERICANO  ha sido reconocido por el Departamento de Derechos Humanos y  Asuntos Indígenas.
El Instituto Cultural Latinoamericano ha sido reconocido por la ASTER  ACADEMY INTERNATIONAL con sede en ROMA, ITALIA.

POEMAS
Título: "Palabras con seudónimo"

El cariño de las flores

Las rosas son las muchachas hermosas
que embelesan el sol de la mañana
que luce a raudales en la ventana
espinelas de rubí majestuosas.

Sus labios se abren en bocas ansiosas
que se convierten en soberanas
con la fuerza y belleza de una Diana
reposando en frondas maravillosas.

Se engalanan con todos los colores
níveos, amarillo y anaranjados
carmesí de seda con fragancias.

Su talle curvilíneo de elegancia
se cimbrea al son de vientos osados
despertando el cariño de las flores.


No cortes la rosa

Si una rosa ves, déjala crecer;
no intentes cambiarla por un pecado;
déjala en el vergel acostumbrado
en el que se hace hermosa a su placer.

Si intuyes que el tiempo no va a correr,
siéntate tranquilamente a su lado
para ver cómo el viento enamorado
la circunda desde el amanecer.

El galán deambula de feria en feria,
viniendo del infierno de Siberia
hasta besar los labios de la flor.

No cortes del jardín las cosas bellas
que se queda apagado, sin color,
y no acude el amor si no están ellas.



El azul en las montañas

La tarde se fatiga y aún hay sol
que recorta el azul en las montañas
sobre un bordado verde verderol
que crece de la tierra en sus entrañas.

Un viento frío recoge el sudor
que a los pinos silvestres ennegrece
y da un austero tono de color
que contrasta con los claros que mece.

Las sombras del atardecer caminan
solas y en silencio, el bosque dominan
de abajo arriba, en donde queda luz.

Asoma en las cumbres un gris plateado
y un amarillo que baja el taluz
junto a un suave airecillo disgustado.



Juego de estrellas

Están los días para y por quererte
el iris de tus ojos me lo pide
y entre los cristales del viento expide
rayos de pasión en un mundo inerte.

Busco con la mirada asirte fuerte
como un vencejo que volando insiste
y por los rincones del cielo embiste.
Mientras quiera el corazón no habrá muerte.

Pero la luz se va y se acaba el fuego
se cierran las retinas en un beso
y queda el aire prendido de amor;

luego abres las pupilas en exceso
cristalina fuente de resplandor
como estrellas en rutilante juego.



Piel canela

A esa mujer que quiero con locura
de piel fina, de canela, radiante,
ojos, pues sí, también es importante
de abajo arriba cáliz de hermosura.

El pelo, digo, etérea floritura
sobresalto de caída constante
maromas que riza el cabrestante
levantando su peso con holgura.

A esa mujer quise pero hoy no quiero.
Me abandono en el mundo del olvido,
quedo conmigo mismo reunido.

Ya de ti tus encantos no venero
ni las ausencias siento en desespero;
sólo al tiempo le busco algún sentido.



Tarde creativa

Un céfiro blando se enamora en el jardín
lleva la ilusión de un beso para una rosa
por su juventud y donaire la más hermosa
labios carmesí y una sonrisa de arlequín.

La planta que la enrama es de verde sarracín
que la eleva hasta la punta de luz melosa
donde el viento bonachón la cimbrea graciosa
hasta que el sueño derrota al sagaz paladín.

El cielo azul la recubre con telas de seda
y el aura que se percata acelera a besarla
está celoso de las nubes que traerán lluvia.

Se enfosca la tarde que antes era toda rubia
no tardan gotas que se acercan a agasajarla
pátinas de color y aromas de rosaleda.



Décima a una rosa

Una rosa me ilumina
con sus pétalos hermosos
cáliz de albor misterioso
protegido por espinas
salerosa  bailarina
que el céfiro dócil besa
como a primordial princesa
con la mano en la cintura
ciñéndola con ternura
traza de niña traviesa.

domingo, 8 de julio de 2018

Pinos chiquins




Talloron os pinos en Origüela
dexoron tot plagau de berdas brancas,
i quedoron as suyas almas blancas
entre firme estroza d'escarigüela.

Os pinos más chiquins ban a l'escuela
en a espelunga d'as fadas carrancas,
recullen molsa clara en as barrancas
que ufren a la luna que sola buela.

Remanen con crebanto os trallos tallaus
trasudando toda a rasina que eban
bi rechumando esmochaus y apuyalaus.

Os escolanos ascape crexeban
e en os corronchos que han quedau arranaus
fragas royas en chunio amanexeban.



Cortaron los pinos en Orihuela del Tremedal,/ dejaron todo plagado de verdes ramas,/ allí quedaron sus almas blancas/ entre un gran destrozo de muladar.
Los pinos más pequeñitos van a la escuela/ en la cueva de las hadas rencas;/ recogen musgo claro en los barrancas/ para ofrecerlo a la luna que vuela sola.
Permanecen con quebranto os maderos cortados/ exudando toda la resina que tenían;/ rezumando podados y apilados.
Los escolares enseguida crecían;/ y en los círculos que han quedado arrasados/ aparecían fresas rojas en junio.

miércoles, 13 de junio de 2018

Puen berde



Puen berde


Por o puen berde que l'Ebro trabesa
entre Pastriz y Zaragoza, caye
l'angunia d'os diyas tristos, decaye
a claredá por a morfuga espesa.

Se debantan zigüeñas d'a defesa
con un buelo carranquioso que atraye
escañutos de can lexano, e traye
un sospiro blanco que la esnabesa.

Plebe suzesibamén con suabura,
tasamén chabisca as luzes soras
a plebia fina que i'n ha en l'alamera.

Baxa o gran río augua baruquera,
gorgas que se batuquian oras e oras,
se salen d'o canto enta la planura.


«Por el puente verde que atraviesa el Ebro/ entre Pastriz y Zaragoza, cae/ la angustia de los días tristes; decae/ la claridad por la densa atmósfera.
Alzan el vuelo cigüeñas en la dehesa/ con un vuelo renqueante que atrae/ ladridos de perro lejano; y trae/ un suspiro blanco que la cruza de parte a parte.
Llueve sucesivamente, con suavidad;/ escasamente salpica las ocres luces/ la lluvia fina que hay en la alameda.
Baja el gran río agua alborotadora;/ remolinos que se baten durante horas y horas:/ se salen del límite hacia la planicie».

miércoles, 2 de mayo de 2018

Espatas de bori



Sobre o mon moreno de piel de plata
dos estrelons negros se quedan quedos;
en a foyeta xinglan en mallata
un folgar de tirabuzons e enredos.

En flameras ye a bida en redolata
entre un rebulizio d'estorbos ledos
que de farto embarallar-sen: pallata
d'albadas de relumbraina e de miedos.

Son pocas as lunas claras que brilan
en o tuyo zielo, pocas tardadas,
e poquetas agún as mañanadas;

pero as tuyas andanas embazilan
con espatas de bori que espabilan
estruzias de risetas refiladas.


«Espatas de bori, cúspides de marfil; estrelons, luceros; quedos, estáticos; en a foyeta, en la nuca; xinglan, alborotan; en mallata, en majada; un folgar de tirabuzons e enredos, un holgar de tirabuzones y estorbos; en flameras, en fulgores; en redolata, en el contorno; entre un rebulizio d'estorbos ledos, entre un revoltijo de tropiezos escabrosos; que de farto embarallar-sen, que de tanto pelearsen; pallata d'albadas, abundancia de amaneceres; de relumbraina e de miedos, de destello y de miedos; as tuyas andanas embazilan, tus andares seducen; con espatas de bori, con vértices de marfil; que espabilan, que estimulan; estruzias de risetas refiladas, picardías de sonrisas soslayadas».

jueves, 5 de abril de 2018

Calzoniando ent'o lusco



O camino d'a tardi boi nantando
entre caxicos negrals como o carbón
con escarzos pretaus en bel escorchón
e molsa en retalinia arrepinchando.

En a rebuelta as bisas ban bandiando
as fuellas que no'n saben garra canzión,
xutas en as tallas, xuto o corazón,
con a fuen d'Algueta á coté manando.

Se mueben rapedas as chinchiperas
que negretas caminan ent'o lusco
en do escansarán as oras zagueras.

En a selba un ferrero chiquín busco
entre os muxons que poblan as bosqueras,
pero o diya mingua e se torna fusco.


«Calzoniando ent'o lusco, caminando hacia el anochecer; nantando, apresurando; caxicos, robles; escarzos, líquenes; escorchón, erosión; molsa, musgo; xutas, resecas; á coté, al lado; chinchiperas, carboneros (ave); un ferrero chiquín, herrerillo (ave);  bosqueras, espesuras; o diya mingua, el día acorta; se torna fusco, se vuelve oscuro».

jueves, 1 de marzo de 2018

Afrodita e a luna



Afrodita e a luna


Afrodita ibi é queda en o chardín;
a luna li cubre con sotil seda
en beilatas de retillante bieda
en as que s'acazega en o desinfín.

A estatua migolía como un mixín;
acoflada güeca entre barda umeda
que la engayola en redolanza freda
amarrada con liza como un cadín.

A bufina luleta ye espullada
bañada en rayadas de plata fina
que un carrazo d'estrelas li traxina.

A diosa marmolenca de nueys rapa
o bestugario de luz que xalapa
a conzietuda luna embazilada.


«Afrodita, Ἀφροδίτη, Venus (estrella vespertina); ibi é queda, está tranquila; chardín, jardín; sotil, sutil; en beilatas, en veladas; de retillante bieda, de brillante veda; s'acazega, se extravía; en o desinfín, en la infinidad; migolía, maulla;  mixín, gato; acoflada güeca, acomodada vanidosa; entre barda umeda, entre el seto húmedo; que la engayola, que la encarcela; en redolanza freda, en su contorno frío; amarrada con liza, sujetada con cordel ; cadín, cachorrillo; a bufina luleta, la pálida golosina; ye espullada, está desnuda; bañada en rayadas, bañada en rayos de luz; carrazo, racimo; li traxina, le dedica; de nueys, por la noche; rapa o bestugario de luz, roba el vestuario de luz; que xalapa, que desgarra; a conzietuda, la caprichosa; luna embazilada, luna embaucada».

jueves, 1 de febrero de 2018

Duro afalago


 

En una marguin de bella endrezera
con brancas nierbudas e estiraziada
á embute con nieu escarramanchada
bi yera esgarrillada una noguera.

De cuan en bez l'ausín de cutillada
debanta en bulturnos a nieu zanzera
tirando-li de a ibiernal soniera
que por iste tiempo li biene dada.

Lugo li queda a o camín a chelera,
duro afalago d'a paz amortada,
fridor que ba a acotolar a noguera.

Pero no rebla, no, espazienzada,
ascape i tornará atra primabera
e a chilarita d'a chen d'estibada.


«En una margen de cierto sendero/ con ramas membrudas y alargadas/ a tope con nieve acaballada/ había un nogal desgarbado.
De vez en cuando la ventisca de cuchillada/ levanta en torbellinos la nieve virgen/ sacándola de la invernal modorra/ que le viene dada por entonces.
Enseguida le queda al camino a helada/ duro halago de la paz apagada/ frialdad que quiere acabar con el  nogal.
Pero no desiste, desesperado,/ pronto vendrá una nueva primavera/ y el griterío de la gente durante el verano».

miércoles, 17 de enero de 2018

Corazons parellanos



Corazons parellanos


Agún se reflexa o zielo en as fundas
auguas que se quedoron entibadas
en a canal que perén le son dadas,
aplanadas entre guambras fecundas.

Por toz os cabos que a gollada afundas
luzes pardas en negror enfonsadas,
clarors d'o diya en o bardo emporcadas,
pinarros fieros que s'atusan undas.

Una parella patos rancan buelo
por denzima os dandalos d'os umanos
que d'ibierno se tornan pretos, nanos.

S'encorren rapedos por l'amplo zielo
entre iste diya que remane lelo;
corazons de dos en dos, parellanos.

«Corazons parellanos, corazones afines; agún, aun; fundas auguas, hondas aguas; entibadas, estancadas; perén, permanentemente; aplanadas entre guambras, amilanadas entre sombras; por toz os cabos, por todos los extremos; que a gollada, que la mirada ahondas; luzes pardas, luces marrones; en negror enfonsadas, en oscuridad metidas;  clarors, claridades; en o bardo emporcadas, en el barro ensuciadas; pinarros fieros, pino carrascos feos; que s'atusan undas, que se igualan ondeos; parella, pareja; rancan buelo, levantan el vuelo; denzima os dandalos, por encima de las preocupaciones; nanos, enanos; s'encorren, se persiguen; rapedos, raudos; que remane lelo, que contúa tonto».

lunes, 8 de enero de 2018

Peluzetas



Peluzetas


En una talla que parez sarmiento
un soflo chiquet de vida de paxaro
asoma en la finestra de lo viento,
se paina con estixeras de amaro.

S'aplega con un tristo sentimiento
entre que la tardi en un cantaro
se zarra entre ulorías e lamentos
e aguaita a iste camandulero raro.

Garretas, papo, peito, cuello e alas
peluzetas tiernas de madalenas
fendo morrín clo entre árbols e matas.

Azamallo de cistrilla de arena
embolicau en seda de corbatas
con soledá que s'auside entre natas.

«Peluzetas, vello suave de las aves; talla, rama de árbol; que parez, que parece; finestra, ventana; se paina, se peina; estixeras, tijeras; amaro, salvia; s'aplega, se arrima; tristo, triste; se zarra, se confina; ulorías, aromas; aguaita, observa; camandulero, rondador; garretas, patitas; papo, buche; peito, pecho; madalenas, magdalenas; morrín clo, tentación;  azamallo, envoltorio de comida;  cistrilla, bisbita (ave);  s'auside, se desvanece;  natas, blancuras (fig.)» «retrato de Sergio Padura».